lunes, 29 de octubre de 2012

Sociedad, educación e informática


En general en todas las sociedades democráticas o pseudo-democráticas se ha aceptado que uno de los fines más importantes de la educación es el proveer la igualdad de oportunidades a todos los miembros, sin distinción de origen. No es que todos los miembros de una sociedad seamos iguales, pero sí se debe de proveer de iguales oportunidades para desarrollarse al máximo de las capacidades, de esta manera se contribuirá de mejor manera al desarrollo de la sociedad.
            La igualdad de la sociedad no es un problema de la informática, sino del medio en el cual está inserta y para el cual todos los instrumentos se prestan, a reforzar las tendencias sociales. En las sociedades actuales, a pesar de que es posible el ascenso social, todos los estudios indican que este ascenso casi siempre va acompañado de muchos años de educación formal en las mejores escuelas. En este sentido, la informática no es más que la expresión de este estado de cosas, en un medio donde no todas las escuelas tienen los mismos medios económicos e implica que en algunas escuelas sobrarán los recursos y en otras escasearán. Dado que a la informática se la valoriza para el ascenso social y económico de la persona, parece de justicia el proveer cursos de iniciación informática a toda la población.
            No todos los individuos poseerán un ordenador en sus hogares, como tampoco todos tienen una televisión, pero sí la mayoría. Sin embargo, el problema estriba en que no es importante darles un ordenador y nada más a todos los hogares. La igualdad presupone que todos sepan utilizarla inteligentemente y eso sí, es un problema de la enseñanza. El acceso a los bancos de información, además de ser un problema económico porque hay que pagar la conexión y el tiempo de uso de los ordenadores, es un problema de saber qué información se requiere, para qué se va a utilizar y cómo buscarla en el gran marasmo de miles de bancos de datos. Todo el mundo que ha tenido la experiencia de trabajar con los grandes bancos de datos, sabe que no es evidente saber formular la pregunta adecuada y precisa y que frecuentemente el ordenador responde con información que no se necesitaba.

La informática como instrumento educativo

La informática impone tecnología y comercialización como una evolución necesaria en todos los campos donde la información se procesa, transmite y acumula. La cultura es la expresión de una forma de ser, de hacer y pensar de una comunidad. Es el vínculo de identidad no visible entre los que pertenece a esa comunidad con profundas raíces históricas. Pero la cultura es algo viviente como los pueblos, interacciona, permite la creación, se acumula, se transmite, se expresa. La cultura es información vivida por un pueblo y sus procesos que la transforman, acumulan y transmiten. De aquí que el problema de la cultura no sólo sea preservarla, sino continuar generándola, el transmitirla y dar acceso a todos los miembros a sus expresiones.
            La brecha computacional y en general de la alta tecnología puede ser la clave en el futuro entre los países avanzados y los subdesarrollados. Es aquí donde adquiere sentido el hablar de una sociedad post-industrial, en la que la fabricación de muchos de los objetos de consumo y de industria contaminante y pesada emigran hacia los países subdesarrollados, para aprovechar su materia prima, bajos salarios, incentivos, falta de legislación ecológica etc.
            En ciertos aspectos se aprecia un fuerte contraste entre el medio social y el escolar. Muchos elementos se han ido creando y, paulatinamente, incorporando a la sociedad. Y, uno tras otro, se han perdido para su uso en la escuela. La imprenta, la radio, la televisión, el vídeo... son ejemplos privilegiados. Por su parte el ordenador significa la reunión de todas las formas culturales que han existido y su integración potente. Recoge imagen, sonido y, en un futuro próximo, permitirá la comunicación oral en un lenguaje natural entre la máquina y el hombre. Todo ello lo convierte en una singular herramienta metodológica. El destino brillante del ordenador está en su conversión y uso preferente como herramienta metodológica en el campo educativo.
            El ordenador se ha convertido en un instrumento educativo extensivo, duro o denso. Ello significa que, a diferencia de otras innovaciones tecnológicas, provoca una cadena de cambios en el medio educativo, hasta alterarlo profundamente y dotarlo de la necesaria rentabilidad en el más amplio sentido de la palabra. La introducción de la informática implica concretamente la adquisición de unas técnicas, el dominio de unas habilidades y el uso de una terminología.

 La Educación tecnológica como motor del desarrollo social.

 La educación es un pilar esencial en el desarrollo social e individual de los pueblos por su responsabilidad en la formación personal y profesional de los futuros ciudadanos. El sistema educativo se encuentra en un proceso de reforma, que es inevitable ante la nueva realidad social, prestando especial atención a una estructuración racional del proceso de enseñanza aprendizaje, fijando en primer lugar y de forma expresa, unos objetivos a conseguir, aplicando para ello una metodología y estableciendo unos contenidos. Así mismo, potencia el aprendizaje de técnicas de trabajo y fomenta la adquisición de unas actitudes acordes con los valores que informan las normas de convivencia propias de un sistema democrático.
            La tecnología es un proceso de invención, fabricación y usos de objetivos y sistemas que contribuyen a la solución de problemas que se pueden plantear. Es uno de los motores del desarrollo de la sociedad actual, ya que ésta incorpora con asombrosa rapidez los descubrimientos tecnológicos a las acciones más triviales de la vida cotidiana. Por ello, es preciso que la sociedad actúe de una forma consciente con respecto a la tecnología y no haga dejación de los aspectos humanísticos que deben estar continuamente presentes en el devenir de la propia historia.
            Estas NNTT son campos de estudio y aplicación que contemplan el uso de sistemas actuales y futuros, capaces de ayudar en la producción, almacenamiento, tratamiento, recuperación y transmisión de información en forma de imágenes, textos, sonidos o números, suponiendo para la educación un conjunto de herramientas, contenidos y posibilidades de desarrollo educativo tanto en sus aspectos conceptuales, como en los organizativos y didácticos.
            El impacto producido por la irrupción de las Tecnologías de la Comunicación y la Información en la vida cotidiana, hace necesario reflexionar sobre el papel que la escuela debe desempeñar ante este tema, propiciando un acercamiento crítico a estos medios y potenciando el uso consciente y responsable de los mismos. Por eso es preciso la presencia de las NNTT en el sistema educativo, no sólo como mecanismos instrumentales, sino también como objeto de conocimientos y ocupación profesional integrados en los currícula escolares.
            Los avances que se han producido en los últimos años en las NNTT, sobre todo en las informáticas, abren la posibilidad de ampliar las opciones académicas y laborales a un número cada vez mayor de alumnos/as que tienen necesidades educativas especiales de carácter motórico y/o sensoriales que se encuentran en niveles educativos obligatorios y no obligatorios. Este es uno de los campos donde se detectan más necesidades que pueden ser atendidas por estas tecnologías.
            Resulta primordial facilitar la comunicación y la interacción de todos los alumnos con sus compañeros y el entorno, de manera que se favorezca su desarrollo intelectual y afectivo no solo en el proceso de enseñanza aprendizaje, sino también en su propio conocimiento y autoestima. Las NNTT pueden ensanchar los horizontes culturales, estimular el desarrollo cognitivo, mejorar los procesos de adquisición de objetivos de las distintas disciplinas del currículo, y satisfacer las necesidades educativas del alumnado que presentan dificultades de aprendizaje significativamente mayores que el resto de sus compañeros. Teniendo en cuenta estos dos aspectos de actuación, se pone en marcha una serie de actividades encaminadas al diseño, elaboración y evaluación de programas y dispositivos. Estas acciones van a permitir compensar la falta de programas informáticos y de dispositivos específicos diseñados para atender las necesidades educativas especiales.
            Este tipo de formación atiende a una triple perspectiva:
- Saber, es decir, conocer las tecnologías de la comunicación y de la información en sus distintos aspectos.
- Saber Hacer, es decir, aplicar las tecnologías de la comunicación e información en diferentes campos
- Saber para qué Hacer,  es decir, promover actitudes respecto a las NNTT que conjuguen todas sus potencialidades.
            La informática ha invadido nuestras vidas, nuestra sociedad está casi completamente informatizada y da la impresión de que no es posible pasar sin los ordenadores. Tal es la importancia de este fenómeno, que ya se habla de un nuevo sector industrial "el cuaternario", referido a todas las actividades relacionadas con la informática.

Cómo afronta la sociedad y la escuela el cambio tecnológico.

            La postura de la sociedad ante este fenómeno todavía no está totalmente definida. Da la impresión de que un mundo informatizado tuviera que ser más humano, rápido, cómodo y que tuviera bajo control todos los procesos de producción, pero esta postura no es precisamente la que lleva a su conocimiento y por tanto a la capacidad de controlarlos. Es importante buscar las opciones posibles y elegir la ubicación más adecuada para los intereses de todos, sin perder de vista que la institución educativa tiene la responsabilidad de formar a todos los ciudadanos y que su posicionamiento puede influir determinantemente en su actitud posterior ante las NNTT.
            U. Kalbhen y J.R. Krückerberg [1] , afirman que: "el potencial  explosivo de la tecnología  informática es mayor que el de la nuclear por ser menos palpable y más sofisticado. Se presta más a que se desate en torno a ella un miedo ciego e irracional que, o bien puede condensarse en una reacción social y política de rechazo absoluto, o bien en un estado general de apatía".
            Pero a mi entender estamos muy lejos de estas ideas, debido a la gran difusión y valoración que los medios informáticos han tendido en nuestra sociedad, aunque no es lo mismo valorar y adquirir una herramienta que saber usarla y comprender el alcance que tiene su uso. Esta fiebre de los ordenadores no está acompañada de una reflexión e información sobre su uso, capacidades y beneficios reales. Esperamos que los ordenadores eduquen, formen, resuelvan problemas y nos hagan la vida más fácil, pero en ocasiones esto nos puede producir una desilusión posterior, y hacernos "odiar" esta herramienta tan útil en nuestros días.
            Me da la impresión de que la sociedad no está suficientemente preparada para afrontar este cambio. El dominio de la técnica va muy por delante del dominio de los problemas sociales que plantea su utilización. Ante esta opinión los centros educativos tienen mucho que decir, aunque hay que tener en cuenta que la escuela es un elemento más de la sociedad y por lo tanto está sujeta a los mismos riesgos. Por eso hay que tener cuidado con los intereses personales, comerciales, industriales o políticos que se ocultan tras los proyectos de utilizar el periodo escolar como un periodo excelente de condicionamiento psicológico para la introducción de los ordenadores en las aulas.
            La escuela tiene que responder a las demandas de la sociedad, pero ésta de una formación a los individuos que han de componer esa sociedad. Nuestro sistema educativo está inmerso en un proceso que exige dar respuesta a las demandas de una sociedad que sin embargo no valora al sistema educativo. La educación no puede dar todo lo que se la demanda porque tampoco recibe lo que necesita para realizar su labor.
            La escuela esta viendo cómo la sociedad se lanza en una carrera, en ocasiones desenfrenada, hacia la tecnificación y en búsqueda de un bienestar asociado a la información y la comunicación y sin embargo da la espalda a la educación, los valores, la formación del individuo en su integridad y lo que le requiere a la escuela es cada vez más una función asistencial, dado que la familia y su entorno les puede proporcionar  todo tipo de bienestar. La importancia educativa como formación y preparación para la vida ha perdido su valoración social y su influencia. La enseñanza ha pasado en unas décadas de ser un bien preciado y costoso que garantizaba un mejor futuro del discente a algo obligatorio y gratuito y que no tiene una valoración acorde con su importancia en la evolución de la persona.
            La escuela se plantea la necesidad de cambiar sus planteamientos para poder adaptarles a los requerimientos actuales y dar una solución a los problemas previsibles que se van a derivar de esta falta de atención a su situación; pero al no encontrar el apoyo suficiente en esta sociedad, esta tarea se vuelve difícil y lenta. Tenemos que intentar formar ciudadanos íntegros en una sociedad solidaria, puesto que sociedad y escuela están condenadas a entenderse, mejor o peor, por eso cuanto mejor sea esta relación mejores frutos dará  y ambas obtendrán beneficios.
            Las enseñanzas han de ir dirigidas a la formación de ciudadanos capaces de vivir y trabajar conscientemente, con libertad y con una actitud de crítica y de reflexión, los ordenadores deben tener un lugar en la escuela, simplemente porque constituyen una parte del mundo diario que debe ser explorado, manipulado y comprendido. Para Martí Recober [2] , la escuela actual se halla ante el reto de cambiar radicalmente, adaptando las tecnologías del entorno al quehacer escolar y transformando, los procesos educativos y los roles del profesor. De no afrontarlo así, quedaría marginada del resto de los sectores sociales...
            La escuela debe adaptarse a la realidad social y a las necesidades de los individuos que van a vivir en ese medio social, laboral, económico y político. En la medida en que esa sociedad está informatizada y exige de sus miembros el manejo y el uso racional o crítico de esos medios, la educación debe incorporar los medios informáticos y adaptarse a esas necesidades. La informática en la enseñanza será significativa, desde un punto de vista pedagógico, siempre y cuando vaya ligada a una seria revisión del sistema educativo. Hay que plantearse lo que supone el mundo del ordenador desde el punto de vista del niño, y del adulto, para poder alcanzar una comprensión plena del fenómeno.
bibliografia :
BUSTILLO PORRO, V. (2002): Integración educativa de las NNTT en la sociedad del conocimiento: Influencia del Proyecto Atenea en la Educación obligatoria en Palencia. Tesis doctoral. Madrid: Universidad Complutense de Madrid.
COLL, C. (1987): Psicología y currículum. Madrid: Paidos.
COMISIÓN EUROPEA (1995): Libro blanco sobre la educación y la formación. Enseñar y aprender. Hacia la Sociedad del Conocimiento. Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas. pp. 16 y ss.
GALLEGO, D. J. y ALONSO, M. C. (1999): El ordenador como recurso didáctico. Madrid: UNED.
HERNÁNDEZ, P. (1990): Imagen y sonido. Madrid: Alhambra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada